Las medias de compresión para mejorar la circulación en las piernas. Las medias de compresión aprietan suavemente las piernas para que la sangre circule hacia arriba. Esto ayuda a prevenir la hinchazón de las piernas y, en menor medida, los coágulos de sangre.
Podemos dividirlas en 3 tipos:

1. Medias de compresión leve: También conocidas como medias de descanso son aquellas que ejercen una compresión de 10 a 17 milímetros de mercurio (mm Hg). Se utilizan para las varices en sus fases iniciales, personas con cansancio en las piernas, mujeres embarazadas o en quienes deben permanecer mucho tiempo sentado o de pie. Son la mejor medida para prevenir la aparición de varices.

2. Medias de compresión moderada Ejercen una presión mayor en la pierna, que va de 18 a 32 mm Hg. Se utilizan en casos de varices leves a moderadas, en especial si hay hinchazón del tobillo.

3. Medias de compresión fuerte: Ejercen una presión fuerte, por encima de los 32 mm Hg. Se usan para varices severas o cuando hay complicaciones como los cambios en la piel (enrojecimiento u oscurecimiento) o la aparición de úlceras varicosas.